Igualdad de Género

De acuerdo con las investigaciones realizadas en las últimas dos décadas la Organización Mundial de la Salud ha mostrado con evidencias científicas que el género es un determinante social de la salud que impacta en las situaciones de riesgo y vulnerabilidad, así como en el diagnóstico, manifestación y desarrollo de una enfermedad, su atención y tratamiento, incluyendo las posibilidades de acceso a servicios de salud de mujeres y hombres.

Según el Sistema Nacional de Salud en México las enfermedades crónico-degenerativas constituyen las principales causas de muerte. De ellas, los tres tipos que concentran más de 33% de las muertes en mujeres y más de 26% de las muertes en hombres son la diabetes mellitus, las enfermedades isquémicas del corazón y las enfermedades cerebro-vasculares; todas comparten ciertos factores de riesgo que es importante atender; entre éstos destaca el sobrepeso y la obesidad, que afecta a 70% de la población de entre 30 y 60 años. De acuerdo con los datos expuestos, resulta de gran relevancia considerar no sólo las diferencias biológicas existentes respecto a riesgos y daños a la salud entre mujeres y hombres, sobre todo en padecimientos que afectan a ambos sexos, sino su asociación con factores socioculturales claramente diferenciados por género.